Mi primer contacto con los cuarzos

mi-primer-contacto-cuarzosCuando llegaron las piedras y cuarzos a mi vida yo tenía otra idea de lo que significaban. Había leído muchas cosas sobre ellos, y siempre te formas un prejuicio que muchas veces no es verdadero. Había leído que “curaban el mal de amores” ni siquiera comprendiendo del todo lo que significa el Amor con mayúsculas. Las ideas no son reales pero la comprobación de la energía en nuestro “templo” es real, porque vive adentro de nosotros. Lo único real y verdadero es aquello que podemos experimentar en conexión divina.

Cuando me di cuenta lo que significaban estas piedras preciosas yo estaba en un punto muy vulnerable de mi existencia. Sabía que necesitaba un proceso de sanación interior y profundo, pero no había encontrado la manera de transmutar la energía (por llamarlo de alguna manera), a todos los bloqueos, miedos y energía negativa que había acumulado durante años. Yo sabía que el primer paso ya lo había dado: la rendición a mi Padre Celestial. Pero la voluntad de cambiar tan sólo era el primer paso hacia la sanación. El mismo Padre y Madre divina interior., se encargaron de revelarme sus medios de gracia: el Universo contenido en estas piedras preciosas.

No sé cómo ocurrió pero considero algo elemental preparar tu templo interior para recibir la energía que emanan estas piedras preciosas. Supongo que estuve lista cuando tuve una ventana abierta de conciencia para iniciar el proceso interior: el Camino. Supongo que tú sabes cuando es el tiempo de sanar. Es un llamado y una responsabilidad interior.

Un día estábamos comprobando la energía de las piedras preciosas cuando comenzamos a realizar el inventario para Munay. Había que limpiar cada piedra y después sentirla. Era una manera de comprobar las “características reales” (no físicas) de su energía celestial. Sucedió algo increíble. Este proceso lo realizamos con los ojos vendados, de manera que nuestra vista física no pudiera engañarnos. Al principio pensé que era una coincidencia. Mi manera de describir a las piedras fue casi idéntica a la descripción que realizó otro testigo en un momento posterior. Cada testigo describió, sintió y percibió características similares. Hubo veces que tuvimos visiones semejantes: por ejemplo, “me siento como en un cenote”, y después el otro testigo dijo “siento que estoy en un mar cristalino”. Hubo una vez que dije: “esta piedra me recuerda al niño interior de cada uno,” y la misma descripción la realizó el otro testigo: “veo a niños por todas partes”.

Coincidencia o no, las frecuencias de energía no pueden mentirnos. Esto me hizo pensar en nuestra propia energía interior: ¿Qué estamos proyectando al Universo? ¿Qué nos gustaría cambiar? Y ¿Qué podemos sanar y aprender cuando estamos en observación constante?

Hay mucho qué aprender. Pero en definitiva, estamos hablando de una nueva ciencia metafísica, o más bien, una bendición tan ancestral que ya hemos olvidado: nuestro regreso al Origen. Dicho de otra manera, las piedras celestiales son un regalo divino para sanar y comprender cosas que antes no veíamos con nuestros velos en los ojos. Es momento de silenciar nuestra mente y escuchar los mensajes que nos quieren dar las vibraciones más puras de estas piedras celestiales.

Gracias Namaaaste.

cuarzos-primer-contacto